COMO CONTROLAR LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS EN NAVIDAD - Cen Lola
16333
post-template-default,single,single-post,postid-16333,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

COMO CONTROLAR LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS EN NAVIDAD

COMO CONTROLAR LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS EN NAVIDAD

¿Cómo controlar las enfermedades crónicas en Navidad?

En diciembre aumentan los infartos, el riesgo de sufrir un infarto de miocardio es mayor en estas fechas. Esta circunstancia es debida a diferentes factores; al estrés, que genera la organización de estas fiestas, que en la mayoría de casos hay que saber compaginar con el trabajo, y además atender a los hijos menores que durante estas fiestas disfrutan de un periodo vacacional. También genera estrés una situación bastante común que podemos encontrarnos en estas fechas, como pueden ser las discusiones familiares o el mal entendimiento entre ellos.. . Además,  los excesos en comidas y bebidas, la falta de ejercicio físico y el olvido de tomar la medicación pertinente hacen que la probabilidad de posibles complicaciones en las enfermedades crónicas aumente de manera exponencial.

En estas fechas debemos seguir manteniendo unos hábitos saludables para evitar que enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y la hipercolesterolemia estén bajo control.

Como cuidar la alimentación en Navidad.

Pacientes con hipertensión;  NO se debe abusar de la sal, en estas fechas es habitual encontrar en la mesa mariscos y pescados por lo que se aumenta la cantidad de sal en las comidas.

          Alimentos ricos en sal: -Embutido

                                                     -Quesos

                                                     -Panes (1º blanco, 2ºde molde,3ºtostado)

                                                     -Comidas preparadas

               Como reducir el consumo de sal:

  1. Comer más alimentos frescos, que contienen menos sodio.
  2. Reducir el uso de la sal al cocinar y dejar que cada comensal agregue la cantidad que desee en los platos individuales, como las ensaladas.
  3. Sazonar con especias y hierbas aromáticas ayuda a reducir de forma paulatina la adición de sal a los platos.
  4. Cocinar los alimentos al vapor: al no haber un medio con el que el alimento entra en contacto, no hay cesión de sustancias y se conserva mejor el contenido natural del sodio del alimento.
  5. La sal oculta de los alimentos elaborados es la más difícil de rehuir. Conviene reducir la ingesta de productos procesados y, en su caso, escoger los elaborados con menos sal o sodio (ver y comprobar la información de la etiqueta nutricional).
  6. La sal marina, por su sabor más fuerte, permite emplear menos cantidad para dar sabor a las comidas.
  7. Sustituir la sal por una de bajo contenido en sodio: aporta la mitad de sodio que la sal común.                                       

Pacientes diabéticos; Se debe tener especial cuidado con el consumo de dulces que se dispara en estas fechas. Esto no significa que no puedan tomar algo dulce , hoy en día se fabrican turrones y dulces para diabéticos, pero debemos saber elegir,  y entre estos dulces debemos elegir los productos elaborados con edulcorantes y NO con glucosa. En esta enfermedad crónica el tratamiento idóneo lo conforman tres pilares fundamentales: dieta, ejercicio físico y tratamiento farmacológico.

En pacientes con hipercolesterolemia (colesterol elevado); Se debe tener en cuenta el consumo de las grasas saturadas, ya que este consumo puede modificar y elevar los niveles en sangre.

Limitar el consumo de:

  • Leche entera o condensada, yogures enriquecidos con nata, quesos grasos y fundidos (loncha, porción) o para untar, nata líquida o montada.
  • Cerdo y ternera grasos, pato, carnes ahumadas o curadas, vísceras (hígado, sesos, riñones), charcutería (salchichas, embutidos, fiambres, foie gras, patés), pescados adobados, salazones, ahumados, en escabeche y marisco (calamares y camarones).
  • Bollería convencional, productos de pastelería y repostería, yemas, tocino de cielo, patatas fritas de bolsa y otros snacks (ganchitos, gusanitos, etc.).
  • Verduras preparadas con mantequilla, crema, queso y otras salsas excesivamente grasas.
  • Coco fresco o seco.
  • Bebidas alcohólicas de alta graduación (licores, destilados).
  • Margarina mixta, manteca, tocino y sebos, aceites de coco y palma, manteca de cacao y productos que la contengan (chocolate, cremas de chocolate tipo pralines, cacao soluble en polvo).
  • Alimentos que incluyan entre sus ingredientes “aceite vegetal” sin especificar su procedencia, ya que pudiera tratarse de aceites de coco o de palma ricos en grasa saturada. Productos que contienen huevo (mayonesa, bollería, bizcocho, croquetas, empanadillas, rebozados).

Si bien el objetivo de las Navidades no debe ser prohibir, sino disfrutar de las cenas familiares, de amigos y de empresa, hay que evitar las comidas copiosas “y comer demasiado.

Lola Aguilar

Sin comentarios

Comentar